Blogia
Tediósfera

2001 caracteres: odisea (para llenar) el espacio

             er

Ninguna distancia es tan cansada como llegar al extremo inferior derecho de la hoja. Eso lo sabe cualquier periodista. Las cientos de palabras necesarias para poblar una página agotan tanto como una caminata cuesta arriba. Sobre todo porque el jefe de redacción somete la realidad a su propio sistema métrico (el número de caracteres), que de algún modo corrobora la razón que tenían nuestros maestros cuando decían: “La aritmética te persigue aun te metas de reportero”. Para los campeones de Scrabble esto no representa ningún problema, pero para quienes cubren los acontecimientos noticiosos a veces sí lo es. Si, como dice el Manual de Estilo, todos los elementos básicos de la información deben estar en el primer párrafo, ¿qué sucede cuando ahí acaba todo y el político no dio más declaraciones, el clima se estabilizó, la toma de protesta se hizo a puerta cerrada? Para eso hemos preparado nueve flamantes consejos para obtener los 2001 caracteres necesarios sin mentir en el intento:

1. EXPRESIONES REDUNDANTES: “Mes de noviembre”, en lugar de simplemente “noviembre” (hasta ahora no se ha sabido de algún noviembre que no haya sido un mes); “día viernes” en vez de “viernes”. En casos necesarios, recurrir a: “este próximo día sábado 4 del mes de noviembre, es decir, mañana”.

2. SUSTITUYA PALABRAS POR DEFINICIONES. Los comunicados de seguridad pública son ejemplos a seguir en este ejercicio: “y le fue decomisado medio kilo de ‘enervante blanco en piedra’ (cocaína) y una soguilla de ‘metal amarillo de gran valor’ (oro)”. Practique el sistema hasta dominar otras secciones ajenas a la actividad policíaca: en lugar de “mercado Pedro Sáinz de Baranda”, ponga “el principal centro de abastos de esta ciudad capital con nombre de héroe mexicano que participara en la batalla de Trafalgar”.

3. EL SANTO OFICIO.  Los oficios, informes, comunicados y otros documentos burocráticos contienen expresiones que pueden ser usadas en cualquier contexto y que, por supuesto, sirven a las notas periodísticas: “coadyuvar en el fortalecimiento de”, “intensificar las acciones en beneficio de los que menos tienen”, “escuchar las inquietudes de este sector de la población”.

4. LAS SECRETARÍAS DE NOMBRES LARGOS.  Una vez explicado el significado de Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) o Profepa (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) no es necesario repetirlo dos párrafos más adelante, A MENOS que aún falten algunas líneas para concluir la nota. Sólo en esos casos, no está de más reiterarlo.

5. LETRAS EN VEZ DE NÚMEROS. Ochenta seis mil seiscientos veinte funciona mejor que 86 620. También los romanos son necesarios: en particular cuando se trate de reuniones, legislaturas o aniversarios. ¿Para qué decir 88 cuando se puede escribir LXXXVIII?

6. DESCRIPCIONES DE NOVELA. La nota sin información es una estupenda oportunidad para sentirnos novelistas del siglo XIX. Describa la ropa del entrevistado, sus acciones mientras responde, si alguien vino e interrumpió. El siguiente ejemplo proviene de una nota publicada hace pocos años bajo el título de “Cierran casa de amoríos rentados”: “Nueve mujeres sobre una misma cama se cubren el rostro con sábanas y toallas. De entre las telas se adivinan ojos temblorosos, labios secos, rostros pálidos...”

7. LISTAS DE NOMBRES. Las tomas de protesta en las comisarías y otros actos protocolarios nada tienen de interesantes salvo que alguien se desnude a mitad del “Sí protesto”. No obstante, su encanto proviene de los nombres de propietarios y suplentes que en mucho auxilian cuando se han acabado las palabras. Una lista que especifique los cargos es casi una bendición.

8. LA MEMORIA HISTÓRICA. Un funcionario recién nombrado arrastra su anterior cargo hasta por lo menos dos meses. Así, la nueva cabeza de tal o cual Dirección podrá ser llamada “quien fuera secretario particular de o titular en la Procuraduría para”. Párrafos más adelante, se debe recurrir a entrevistas anteriores y utilizar memorandos tales como: “Cabe recordar que mientras fue diputado local, fulano de tal prometió…”.

9. PARÁFRASIS Y CITA TEXTUAL, ESA DUPLA IDEAL. En teoría, una vez que se explica una declaración no es necesario citarla; en la práctica, las paráfrasis sirven precisamente para anteceder a las citas.  “El responsable de la asociación civil ‘Vamos Campeche’ explicó que la marcha a realizarse el día 4 tendrá como objetivo defender la diversidad sexual. ‘Esta marcha del día 4 tiene como principal propósito respaldar la diversidad sexual’, reiteró”.

   er2

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Eduardo Huchín -

David: aún tengo una compañera que sólo usa puntos suspensivos (no comas, no puntos y comas, no puntos).

Rodrigo Solís -

Recuerdo con nostalgia este escrito. Sin duda, un clásico, master. Deberían implementarlo en el manual del periodismo.

chicokc -

Saludos,

ahora escribo con nuevo nombre y no como KurtC.
Que tal usar el cuarto día del presente año corriente del doceavo mes...la redundancia, wow!

Saludos!

david chávez -

TArde me llegan esos consejos, pero sí, unos sí los pude aplicar. Bendito Indesign que te permite aumentar en nada el punto de la letra.

Ah y qué me dices de la puntuación? Comas, puntos y seguidos, punto y coma, puntos suspensivos, signos de admiración, interrogación y toda esa parafernalia (el español es el único idioma que los usa !¡ y ¿?, qué loco) comillas simples y comillas dobles también cuentan como caracteres...

¿O no?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres