Blogia
Tediósfera

Sólo la Revolución se televisará

Sólo la Revolución se televisará

Después de iniciar un procedimiento sancionatorio, la Comisión Nacional de Comunicaciones de Venezuela ha prohibido (veladamente, a través de una “recomendación”) la transmisión de Los Simpson por la cadena Televen de ese país. Extraña, en primera instancia, que un Gobierno como el de Hugo Chávez -tan abiertamente opositor al imperalismo yanqui- repruebe un programa que ha retratado a Estados Unidos sin escatimar sarcasmos, pero más inquieta saber los motivos de esa salida: según el órgano oficial, la familia amarilla “no es apta para niños” y “contiene mensajes que atentan contra la formación integral de los adolescentes”.

Lo peor del caso: ¡es verdad! Si pensamos en los niños como en bolivarianos en formación a los que sólo es sano ver Aló, Presidente, sí, Los Simpson no es apto para ellos. También es lógico cuando sabemos lo mucho que le preocupan los infantes a Chávez (una observación de su hija de ocho años sobre el caballo del escudo venezolano que avanza hacia la derecha, hizo que la Asamblea Nacional cambiara la posición del equino hacia -adivinen dónde- la izquierda). ¿Qué va a hacer Televen para llenar el vacío que dejará la creación de Matt Groening? Programar Guardianes de la bahía, al que la censura venezolana ni siquiera increpará, porque los bikinis de Pamela Anderson son rojos.  

“¡Tanto escándalo por una simple caricatura!”, dirá alguien. Pero no debemos irnos tan aprisa. Según la revista Time, Los Simpson es la mejor serie de televisión del siglo XX y Bart uno de los iconos culturales de la última centuria, junto a Picasso, los Beatles y algunos otros.  Para no ir más lejos, el historiador y profesor de la Universidad de Francfort, Henry Keasor, consideró a la serie como “parte de la literatura universal”, lo mismo el escritor Alan Moore, quien ha dicho que aparecer en el programa “es el título honorario moderno más importante de nuestra época; de hecho es mejor que si te hicieran Papa” (lo dice alguien que no sólo cambió la manera de hacer cómics en el mundo sino que apareció en Los Simpson junto a los no menos trascendentales Art Maus Spiegelman y Daniel Ghostworld Clowes).

Pero qué va, el humor siempre dará molestias. Recordemos que George Bush (el padre del Míster Dánger) también condenó a la familia amarilla por la imagen negativa que proyectaban. ¿Por fin, los Bush y Chávez coincidieron en algo? Sí, como los emos y los punks, ambos tienen más semejanzas de las que públicamente aceptarían. 

Chávez sabe mejor que nadie el poder de los medios. Desde su fallido golpe contra Carlos Andrés Pérez en 1992, supo que el rating lo es todo. En la pretensión de que los demás insurrectos depusieran las armas, el Gobierno de Andrés Pérez puso al líder rebelde a dar un mensaje a sus compañeros, mensaje que se convirtió en una alocución política. “Lamentablemente, por ahora”, dijo Chávez en aquella ocasión, “los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la capital (...) Ante el país y ante ustedes, asumo la responsabilidad de este movimiento militar bolivariano. Muchas gracias”. Ese “por ahora” no fue sólo la frase más recordada del mensaje, sino todo un vaticinio. Por ello, el movimiento golpista que en la práctica fue un desastre, logró su auténtica victoria a nivel mediático, pues colocó en el mapa al entonces desconocido rebelde.

“Chávez siempre es una emoción”, ha apuntado el periodista y narrador venezolano Alberto Barrera Tyszka. “Enamora o irrita, pero jamás aburre, es un producto que no conoce la indiferencia”. Y es que ahí está la clave para entender la expulsión de Los Simpson de la televisión: el presidente quiere ser el único comediante que critique a los EU. No es, en todo caso, un acto de censura sino una exageración monopólica.

Chávez es un histrión, una cruza de showman y orador revolucionario. Alguien a quien es fácil imaginar preguntando a su público “¿Quieren otro monologue?”. Hace chistes, reta a otros mandatarios, se burla de quienes sirven al Imperio, declara la guerra por un pleito que no es suyo (“Señor ministro de defensa”, dijo cuando el bombardeo sobre Ecuador, “mándeme diez batallones a la frontera con Colombia”). Eso está bien, pero ¿por qué no admite la competencia? Eso le haría mejorar sus rutinas, disminuir sus tiempos. No lo va a hacer porque finalmente Chávez es un socialista y como tal, ama el control estatal sobre el entretenimiento y disfraza la megalomanía de amor patrio. 

En la Cumbre de Santo Domingo, después de las acusaciones mutuas entre Álvaro Uribe y Rafael Correa, el comandante no podía marcharse sin decir algo. ¿De qué manera robarse el espectáculo, después de semejante pleito entre mandatarios? Musicalmente: cantando “Quisqueya, la tierra de mis amores”, mientras las risas de los asistentes le hacían suponer que había hecho lo correcto.

Tengo la impresión de que Chávez reparte dinero, educación y todas esas bondades de las que hablan sus simpatizantes, también para que lo oigan. Es el cómico que paga para mantener su audiencia.  Comúnmente animoso, socarrón cuando se trata de hablar de los demás, pero incapaz de soportar el ridículo propio (como la foto de Reuters donde parece tener orejas de Mickey Mouse), Chávez ejecuta el sarcasmo para impacientar a sus oponentes. Su discurso es la farsa de la desesperación.

Pero pongamos las cosas sobre la mesa, antes de que algún chavista me descalifique por detenerme en frivolidades. Desde México sólo puedo hablar de presidente venezolano como ídolo pop, como un símbolo cuya música seduce a unos y irrita a otros. Personalmente, sus presentaciones me parecen peor que una recitación de poesía hecha por vogones (aquellos seres de La guía del autoestopista galáctico): un suplicio que carece de cronómetro. Al mismo tiempo, prefiero estar lejos de sus fans porque son como los fans de Maná: cuando les dices “No me gusta lo que tocan”, te responden: “¿Y qué otro grupo ha hecho tanto por las selvas?”.

Para Rodrigo y Wilberth, por cierto

Postdata del 18 de abril: Según los periódicos, el programa ya retornó a la televisión venezolana, ahora en horario nocturno. No obstante, el Gobierno de ese país aún sostiene que en Los Simpsons "se aprecian elementos con imágenes y lenguaje inapropiados, que pueden influir en el comportamiento y la formación de los niños, niñas y adolescentes". Y ¿saben qué? Siempre lo supimos.


Y a propósito de Los Simpson, perdón, de Chávez...

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Karol -

jajaja...(a propósito de lo de Maná)...no se que haria sin tus artículos.

Daryl -

Definitivamente mejor este articulo que uno del Universal que habla de este señor. La verdad tu perspectiva de las cosas no es errada y creo que la mayoria de aqui coincidimos que el señor Chavez es un represor. Quitar los Simpson no es una garantia que los niños y jovenes mantengan sus mentes "limpias", mas bien el tipo este se ve amenazado y padece de delirio de persecucion de que cualquier cosa puede ocasionar rebeldia en "su" pueblo y hacer un golpe de estado. En fin, todavia me pregunto como hay gente en Venezuela que lo sigue.

Saludos

Laura Trujillo -

Rodrigo: ¿Qué culpa se tiene el orangután?

p -

Oye, no te adulé suficiente en el comentario anterior. No solo estuvo buenísimo el artículo, sino que los títulos que se te ocurren para tus artículos siempre me dan una envidia terrible. ¿Tienes algún sistema o nada más te llegan así, por inspiración divina?

p -

Estupendo análisis, Eduardo. Los Simpson son "una simple caricatura" en la misma medida en que el Quijote es "una simple novela". Quitar Los Simpson de la televisión de Venezuela demuestra mucha astucia por parte del gobierno (lo que dices de los niños bolivarianos en formación), pero cambiarlo por Baywatch se me hace bastante extraño, especialmente cuando supuestamente el problema era que se estaba perjudicando la formación de niños y jóvenes. Ya sé que suena paranoico, pero parece que están buscando activamente que la gente deje de pensar. Es imposible que no estén concientes del efecto que Baywatch puede tener en la formación de esos mismos jóvenes (hacerlos unos zoquetes).

Laura Angélica -

FELICIDADES POR SU CUMPLEAÑOS!

rodrigo solis -

Gracias por la dedicatoria Eduardo. Pero no me gusta compartir dedicatorias. Menos con ese capitalista de Wilberth. Tu sabes que me gustan los reflectores solo para mí.

Ya, hablando en serio, dos cosas: la primera, un honor el que me hayas dedicado un escrito; y la segunda, hagamos un rápido y breve recorrido (quizás no tan rápido y breve como el de Laura Angélica) sobre quién es realmente ese señor Chávez: un orangután.

Laura Angélica -

Me gusta leer lo que escribe, siempre actual, con lo último de lo que acontece, su manera de escribir es amena, lo devoro mientras tomo mi refrigerio de media mañana, en esta entrega Usted dice que “Chávez es un socialista y como tal, ama el control estatal”, quisiera hacer un comentario al respecto, no estoy de acuerdo en llamar o calificar al Chávez de socialista, ya que El socialismo en su forma más pura, según lo concibieron los franceses Francois Bebeuf y Henri de Saint Simón y el inglés Robert Owen consiste en la posesión y administración de los sistemas de producción por una clase trabajadora organizada, ya sea mediante una revolución o evolución social, es la búsqueda del bien colectivo, el desarrollo en cooperación e incluso la igualdad social, y tristemente en esa República ni remotamente sucede esto. Hagamos un rápido y breve recorrido de los resultados de la administración de este pseudo socialista

La moneda se ha devaluado más de 1.200 bolívares en siete años. Cuarenta años de “socialismo” hicieron que la moneda se devaluase más de un 400%. Y el gobierno de Hugo Chávez ha logrado que la moneda se devalúe, en siete años, casi un 150%.
Con Chávez, la salida de capitales ha superado los 32.000 millones de dólares. Es decir, 68.800.000.000 (sesenta y ocho mil ochocientos) millones de bolívares
El Estado, antes de Chávez, paralelamente a las pérdidas económicas, crecía en otros muchos aspectos. 350.000 empleados públicos en 1973, frente a los 700.000 funcionarios de 1979 y el millón de funcionarios de 1984. Hoy Venezuela tiene 1.630.000 empleados públicos, en una población de 25 millones de personas. (Monstruoso aparato burocrático)
El primer gobierno de Carlos Andrés Pérez supuso un gasto público de 230.000 millones de bolívares. Algo nunca visto hasta la fecha. Pero con Luis Herrera Campins el gasto aumentó a 392.000 millones de bolívares. Y con Lusinchi alcanzó los 710.000 millones.
El regreso al poder de Pérez, para desgracia de todos, hizo que el gasto público aumentase hasta alcanzar los 3.634.500 millones de bolívares. Pero sería Caldera, socialcristiano, quien aumentaría el gasto público a 33.590.582 millones de bolívares. Esto es, el Estado paternalista previo a Chávez gastó más de 38.000 millones de bolívares en poco menos de tres décadas.
Pero con Hugo Chávez en el poder el gasto público ha aumentado un 600%, disipando mucho más dinero del que ingresan las arcas estatales. A pesar de un aumento de ingresos nunca visto y un considerable aumento de impuestos, el déficit público no ha dejado de crecer en ningún momento.
Y debido a ese colosal despilfarro económico la deuda externa ha pasado de los 27.000 millones de dólares en 1999 a los 47.000 millones de dólares en la actualidad. Además de que su política petrolera latinoamericana suma a esta deuda otros 20.000 millones de dólares.
Esta burocracia ha hecho que cierren 7.000 industrias en siete años. En un país donde no es factible crear riqueza, no es posible generar empleo. El cierre de estas empresas, que en 1999 eran 11.000 y hoy son menos de 5.000, es la razón por la que el desempleo en el país, como es de esperar, se haya disparado.
Como es de esperar, en un país con un Estado elefantiásico, un enorme gasto público, devaluación, desempleo, corrupción, déficit público e inflación, entre otras cosas, hay también, obviamente, mucha pobreza. Que tristeza, El aumento de la pobreza es consecuencia directa de todo lo anteriormente dicho, y esto, consecuencia de los “socialismos” que ha vivido la República de Venezuela. Pobres Venezolanos lo peor que les pudo pasar es tener como gobernante a ese payaso, que lo único que busca es ser el protagonista de la película, ya ve que saca a los Simpson para que no le roben cámara, que se dice humanista, cuando en realidad no sabe lo que significa esa palabra, hace exactamente lo contrario pisotear los derechos humanos. Es un represor, ha limitado la libertad de prensa, ha asesinado a ciudadanos que se manifestaban en paz y además ha tratado de modificar la constitución venezolana para hacer lo que le viniera en gana.
John Locke, "cuando la ley termina, comienza la tiranía".

KurtC. -

Odio a Chavez, profuuuuuuuuuuuundamente, cómo se le ocurre cancelar a los Simpsons!!! Deberían guillotinarlo y colgar su cabeza mientras danzan Tiki...ahora si me enojé...0 libertad de expresión ni visión ni acción.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres