Blogia
Tediósfera

Recetas para el fin de año

Recetas para el fin de año

Algo, sin duda, conecta el final de un año con el principio del siguiente: la comida. La última semana de diciembre es muy abundante, la segunda semana de enero es sumamente escasa. Los últimos días del año todo está en oferta en los supermercados, dos semanas después nada está al alcance de nuestros bolsillos. Estamos acostumbrados a los grandes convites de Navidad y a padecer la primera quincena del año entrante como si fuera la justa penitencia por cada uno de nuestros excesos. ¿Qué preparar para la temporada a punto de concluir? Mis amigos chefs (ocupación que desempeñan en sus momentos de ocio, laboralmente son “chiefs”: padres de familia, gobernantes, jefes de oficina o magistrados) nos recomiendan cinco platillos esenciales para no olvidar el año que termina.   

  Para la Nochebuena: Cena en familia

Ingredientes:
1.3 kilogramos en petardos
6 piromaniacos menores de 12 años
7 familiares políticos (conservados en licor)
8 cartones de caguamas
12 señoras

Modo de preparación: Revuelva a las señoras con los borrachos, haga correr de un lado a otro a los niños. La proporción ha de ser exacta para dar la idea de que ha reunido en un mismo lugar a un geriátrico y una guardería. No olvide un poco de música de “El Pulpo de los teclados” o el Tropirrollo del grupo “I”. Impregne las cortinas de pólvora reventando palomitas cerca de la ventana. Dore las felicitaciones; que uno de sus cuñados saque la guitarra e interprete “Tiburón, tiburón” (él afirma con absoluta fe que la compuso y que se la robaron). Sirva mucho alcohol a los invitados. Machaque esos seis chistes sobre gangosos que tanto le funcionan. Aderece la reunión con la llegada de un vecino que se llame “Don Gema” o “Don Gemita”, dependiendo de la hora. Deje marinar a todos los involucrados hasta las 6 de la mañana.

   Para el trabajo: Pavo fingido

Ingredientes:
Un anuncio de pavo
Mucho trabajo extra
Dos boletos para el circo de la Anaconda
Una jugosa rifa en la oficina de enfrente

Modo de preparación: Deje correr el rumor de que no habrá fiesta en la oficina, porque cada uno de los empleados disfrutará –en el menor de los casos- de un pavo de 10 kilos, entre otras cortesías. Con el sabor que promete esa carne, añada trabajos especiales para fin de año (digamos que un cierre contable). Espolvoree las palabras, como por ejemplo: “Tenemos algo especial para ustedes por todo ese esfuerzo”. Finalmente y mientras los trabajadores de otros departamentos se llevan a sus casas refrigeradores y televisores de plasma de regalo, producto de apetitosas rifas de fin de año, descubra el platillo para sus subordinados: unos boletos para un circo que ni siquiera está ya en la ciudad.

  Para el camino: Bache a la Divo

Ingredientes:
Cuatro metrosexuales que canten ópera
Un presupuesto limitado
Cien calles a la Gruyere
Dueños de hoteles en almíbar

Modo de preparación: Mezcle capital privado y público y deje al horno. Cuando la importancia del turismo se vea lo suficientemente inflada, divídala en tan pocas porciones que el merengue sólo les tocará a sus invitados especiales. Mantenga frescos a cuatro hombres presentables y revuélvalos con una promoción espectacular para repartir en un banquete. La ración da para entre 10 mil o 45 mil personas, según sus necesidades. Después de ese platillo, deje para el postre la centena de calles Gruyere para todo el año y una cuenta por 7 millones (más el 15% para el mesero).

  Para las Triples Bodas de Oro: Pastel del 150 aniversario 

Ingredientes:
Un comité organizador de los festejos del 150 aniversario de la emancipación política de Campeche
Un monumento de azúcar compacta en forma de montaña rusa
Una esfera de concreto
Cortes de agua diarios

Modo de preparación: Eche la casa por la ventana, no importa que no tenga ni para pagar la educación de los adolescentes de la familia. Contrate a los más caros pasteleros de la ciudad (aunque sólo sepan hacer diseños de figuras geométricas). Para hacer más espectacular el festejo construya una base para el pastel del tamaño de una glorieta. Que los reposteros hagan las mezclas pertinentes, aún así dejen sin agua y sin luz a toda la colonia. Para evitar los enojos usted escribirá con merengue sobre su pastel: “Cumpliendo compromisos”. A los seis meses, el pastel seguirá sin tener forma, pero le habrá metido tanto dinero al producto que no quedará otra que decir: “Salió tal y como lo habíamos planeado”.

  Para la bilis: Justicia Ciega (corte a la Suprème)

Ingredientes:
6 ministros caducos
Dos botellas “bellísimas” de coñac
Seis cucharadas de azúcar “Kuri”
Un cordero del hato de Olga Sánchez

Modo de preparación: Deje reposar por meses un voluminoso expediente con pruebas.  Revuelva afirmaciones, reste gravedad a una detención con un poco de terminología jurídica al gusto. Distinga entre una violación “grave” a las garantías y una violación “gravísima” (diferencia importante según el conocido chef Mariano Azuela, pero sólo perceptible para básculas muy precisas). Cuando la opinión pública esté al punto de la ebullición, corte en cachitos el 97 constitucional, déjelo al sol hasta que fermente y tíreselo a los perros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Gobierno del estado -

Señor Eduardo Juchín. En vista de que usted es un miembro honorable de la cultura campechana, y sobre todo un campechano; le informamos que tiene un lapso no mayor a tres días, a partir de este post, para que se vaya a Mérida a ofender a ese estado, así como ellos lo hicieron con el joven exiliado Rodrigo Solis. Y como este post lo verá el joven yucateco, le informamos que su tiempo está corriendo, y que si no decide irse, le haremos acreedor a una tunda tal, que no se acordará que es yucateco para quedarse en la benemerita ciudad amurallada de Campeche.

atte.
Gobierno del Estado. "Cumpliendo compromisos, como la de viajar a europa y comprarnos carros nuevos para chocarlos".

mario -

bueno,sigues vivo y aqui en campeche (que bueno!!) creo k los politicos campechanos siguen peleados con la tecnología y no usan internet (solo sus esbirros), lo unico bueno es que fomentan la lectura...

Eduardo Huchín -

Las 72 horas que en realidad me dieron fueron para terminar el anuario del periódico donde trabajo, por eso no he podido subir todavía ningún post (a fin de probar que aún sigo con vida).

Esme -

Nunca he escrito, solo leo y aprendo... Mario me ganó la pregunta, ya pasaron más de 72 horas, sigues en Campeche?

mario -

ya pasaron las 72 horas, sigues aqui Eduardo? y tú Rodrigo? jajaja

Efren -

Hola!! Muy xidas recetas ehh! Jajaja, toda la razon, saludos y feliz año!! :-D

Karenina -

Excelentes recetas!!!!!!!! No crei que alguien se acordara del pulpo y sus teclados jejeje

Rodrigo Solís -

Por fortuna veo que tendré a un compañero de viaje.
Te doy 72 horas Eduardo para que te llegue tu amenaza de 72 horas para abandonar la ciudad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres